Comparte

[ENTREVISTA] Bocanada: “Lo que me importa de verdad es que pasan los años y no suman los discos sino que suman los años que hemos estado juntos”

Tan solo distan tres años desde ‘Libres’ viese la luz, pero Bocanada no ha parado tal y como nos demuestran con ‘Ahora que los leones duermen’, el que ya es su quinto trabajo de estudio. Me reúno con Martín Romero, vocalista de la banda, para hablar de este nuevo trabajo, y de su inminente gira. Ojalá esta charla os deje algo de poso, como lo hizo en mí.

 ¿Has llegado a saber algo de la acogida que ha tenido el disco hasta el momento?

No me he enterado de nada. Nada más allá de lo que Óscar me haya podido decir y él no ha podido enterarse de nada tampoco porque lleva con 50 manos y 50 orejas todo el día y todos los días. Así que no sé nada. Estoy abandonado de la mano de Dios en Madrid (risas).  Ya me dirá mi compadre mañana.

Desde que en 2017 saliera ‘Libres’ no habéis parado. Llegó el fin de gira,  giráis con Marea y ahora este trabajo.  

No hemos parado.

¿De dónde sacáis fuerzas?

No tenemos fuerzas ya (risas). Ya hemos gastado todo.

¿Entonces?

En 2017 hicimos la gira de ‘Libres’ como tu bien has dicho. Y fue terminar y ya los Marea nos invitaron para hacer la gira ‘El Azogue’ con ellos. No estoy seguro de si fueron 21, 22 o 23 conciertos. Durante ese tiempo de 2019 lo hemos gastado no solo en hacer la gira de ‘El azogue’ sino también en hacer las canciones nuevas para ‘Ahora que los leones duermen’.

Aparte también preparamos el repertorio para tocarlo con los Marea e ir abriendo camino en el estudio para grabar este disco. Y fue acabar con los Marea, grabar disco y salir de gira otra vez. Ósea que sí, no hemos tenido tiempo para absolutamente nada ni nadie. Ósea ha sido vergonzoso.

Y, ¿no ha sido duro tener tantas puertas abiertas? Y no decir: “Me voy a tomar después de tanto, aunque sea, un mes para mí”.

No, no teníamos ese margen de maniobra para nada. No, había que apostar por una cosa o por otra y apostamos por todo. Y tampoco creo que hayamos tenido que sacrificar…

Hombre, sarna con gusto no pica.

Sí, pero me refiero a sacrificar cosas importantes como familia o amigos o no sé qué. Sí, por supuesto, inviertes más tiempo en la banda pero, bueno, los Bocanada saben bien buscarse o sacarse las castañas del fuego como para no tener que permanecer ausentes de su casa o de su lugar mucho tiempo.

Entonces, lo que hicimos fue gastar todo el tiempo posible, preparar los conciertos para los Marea, las canciones para el disco nuevo, preparar la gira y preparar todo. Y a día de hoy creo que lo hemos conseguido con creces el poder continuar

Ese no parar os ha venido bien sin lugar a dudas

Sí. Y, aparte, que creemos que era el momento de Bocanada. De ahí el título ‘Ahora que los leones duermen’. El aprovechar la oportunidad y el momento. De ahí viene.

Yo lo había entendido como algo así de que los leones eráis vosotros y estabais justo en el momento de “descansar” entre el fin de gira de ‘Libres’ hasta ahora que llegáis con esto.

Me vale también. No te voy a decir que no era eso. Con ello queríamos decir que era el momento, el aprovechar la oportunidad y aprovechas que ahora Bocanada estaba en este momento álgido: gira de Libres, empalmar con la gira de Marea,... Y era el momento de salir con un disco nuevo ¿no?

Pero no te quiero decir que lo que estas diciendo este mal. Al contrario, te quiero decir que me encanta que me lo digáis porque ha habido otra gente con la que he estado hablando estos días que me ha dicho diferentes motivos o significados que ellos habían interpretado para el significado del disco.

Pero es que me encanta que me digáis que quiere decir una cosa o que quiere decir otra porque, realmente, digo yo: “Vale. Nosotros hemos podido poner un título al disco por esto pero es que me estáis abriendo el abanico tanto que es que me vale cualquier cosa de las que me estáis contando ¿no?”.

Con lo cual no te voy a decir que no quiere decir eso. Por supuesto que no. Sino que me parece maravilloso que tu me digas que es así porque tranquilamente podríamos haber tirado por ese derrotero y haber querido decir eso ¿no?

Pero, más que quitarte la palabra, te la voy a dar y decirte que por supuesto que puede abarcar grandes cosas como aprovechar el momento y la oportunidad y dentro de eso cabe prácticamente todo lo que tú me has dicho. De que ahora somos Bocanada, que volvemos a salir, que no estábamos dormidos sino que lo que queríamos era enseñar el material nuevo, qué hacemos, cuál es nuestro trabajo y cuál es nuestra iniciativa y respuesta a todo lo que creo que la gente estaba esperando de nosotros ¿no?

Entonces que va, ni mucho menos decirte que no es lo que tu quieres decir sino que me aportas o me habéis aportado entre todos mucho más de lo que queríamos expresar con un significado de un título. Me habéis aportado mucho más a ese abanico de posibilidades al decir eso. Ósea que gracias a vosotros por decirnos esas cosas.

¿Y qué significa este quinto disco para vosotros? ¿Cómo habéis crecido, cómo habéis llegado hasta el? Al final si que hay muchos cambios ya sea el estudio u otra serie de evolución…

Sí. Ha habido cambios significativos porque hemos cambiado de productor y de estudio. Lo sabe todo el mundo que nos sigue como es tu caso por ejemplo. Ya sabes que nuestros otros cuatro discos (‘Caballos de rienda larga’, ‘Agua y barro’, ‘El sino de la herida’ y ‘Libres’) han sido grabado en los estudios R5 con Kolibrí, con el Maestro.

En este quisimos hacer un cambio. Un cambio significativo. Pero no un cambio de estudio o de productor porque sí o porque haya pasado algo. Hay gente que nos ha preguntado o nos ha dicho: “Oye, ¿por qué?”.

Ni tampoco que haya pasado algo con Kolibrí. Hay gente que me viene y me dice: “Oye Martín, ¿os habéis peleado con Kolibrí o ha pasado algo en el estudio?”. Y yo he dicho: “¿Qué va a pasar? Nada, absolutamente.”

Simplemente queremos dar un paso más allá y decir:“¿Qué pasa con Bocanada si grabamos en otro lado?¿ Qué diferencia…? Vamos a buscar otra vuelta de tuerca ¿no? Vamos a probar con otro productor, otro estudio, otra mezcla, otra mesa diferente, otra forma de trabajar, otro punto de visto, otra iniciativa…” La perspectiva completamente diferente a nuestra zona de confort que llamamos y que llevamos años haciendo ¿no?

Entonces, nos pusimos en contacto con Iñaki Llarena y Leyre Aranguren, su pareja, y decidimos seguir. A él le encantó la propuesta, al Dromedario, que es nuestra compañía de discos, también le encantó la propuesta.

Hablamos con Iñaki y él ejerció como productor durante muchísimos meses. Vino a nuestro local de ensayo, estuvo escuchando las canciones, iba aportando ideas, mirando arreglos con Juanito, Pepo y Rupi, diciendo lo que realmente podía funcionar respecto a arreglos y a sonido….

Ha sido una experiencia enriquecedora, una experiencia maravillosa en la que hemos aprendido muchísimo, hemos ganado unos amigos, hemos ganado un tiempo en el que hemos aprendido muchísimo tanto de ellos como de su forma de trabajar… Lo que ha pasado es que se ha buscado un cambio significativo  y, de eso, no solo el cambio de estudio, de productor y eso sino, también, el cambio del hecho de querer grabar todos a la vez. Ha habido motivos varios pero uno de ellos es que teníamos el capricho. Más que yo, Juanito, Pepo y Rupi de que querían grabar a la vieja usanza ¿no? Todos a la vez, metidos en una pecera, mirándose a los ojos, respirando el mismo aire.  teniendo las mismas sensaciones y que suene lo mismo en sus cascos.

Y era ese el capricho que tenían de saber que lo podían hacer ¿no?. Yo estaba convencido de que lo podían hacer con una mano en la guitarra y con la otra mano agarrada a la polla. Y lo pueden hacer así, directamente. Era el hecho de que si Bocanada es una banda de directo, de escopetazo, de cara a cara… ¿qué manera de reflejarlo en un disco? ¿Qué forma de expresar en un directo la rabia o la esencia o lo que transmite una banda que como es la nuestra? Pues vamos a grabarlo todo junto a ver si se puede pegar algo en un formato físico como es un CD…. Pues vamos a intentarlo ¿no? 

Y han trabajado muchísimo. Ellos tres son los artífices junto con Iñaki y Leyre. Son los artífices de que esto haya funcionado, de que esto haya llegado a buen puerto y de que esto suene como han conseguido que suene. Yo soy un estropeador de discos. Martín Romero es un mero estropeador de disco. En Bocanada el tren de mercancías, el yunque, el fusil, la recortada… son ellos tres. Ellos tres son los que hacen que esto suene como tiene que sonar. Yo soy un mero…

Pero, bueno, algo tendrás que aportar ¿no?

Yo no aporto nada más que desastres a estos chicos. Lo que pasa es que me quieren mucho (risas). Aporto el nerviosismo necesario para que ellos les explote su adrenalina por todos los poros de su piel. Eso es lo que aporto.

Lo que pasa es que son muchísimos años juntos pero, en Bocanada, Juanito, Pepo y Rupi son la caldera a la que le vas echando carbón y eso va atravesando traviesas como un loco. Y son el motor, y el yunque y el martillo… son ellos.

¿Cuánto tiempo de ensayos ha requerido al llegar al estudio aparte del local de ensayo?

Sí, ha habido muchos puntos partida y de poder adaptarnos al estudio, de adaptarnos al entorno… Más que yo, ellos. Sí que es verdad que hemos tenido que ir al estudio, ir probando canciones, que ellos estuvieran cómodos al tocar, buscar tanto el sonido que querían Pepo para la batería, Rupi para el bajo y Juanito para la guitarra. Han tenido que meter muchísimas, muchísimas horas a la hora de poder llevar a cabo el directo que era grabar todos juntos.

Yo sabía, yo estaba convencido de que lo iban a conseguir. “Es que esto es imposible”. No imposible, necesitas… Es una banda, tiene que sonar en bloque… Pero, es que ellos tres, pueden hacer lo que quieran, pueden hacer lo que les salga de la polla. Lo que pasa es que tienen una inseguridad igual que yo, vitalmente hablando,  en el resto del día a día pero han demostrado con creces que pueden hacer lo que les salga de los cojones. No les ha costado…

Cuando probamos la primera vez, en un primer ensayo todos juntos, se miraban y decían Juanito y Pepo: “Esto no hay quién lo lleve”. Y lo han hecho con la chorra, le han metido muchísimas horas, han gastado muchísimo tiempo en mirar cada segundo de cada canción, de cada golpe de bajo y han llegado al estudio los tres y se han comido todo. Yo no tenía ninguna duda. Yo no estuve cuando grabaron ellos. Ni pude ni hacía falta que estuviera. Ellos iban a hacer que arrancara y se llevara por delante cualquier cosa. Y lo han conseguido con lo cuál…

Luego me llamaba mucho la atención que Iñaki y Leyre han metido los coros, me resultaba muy curioso.

He oído a gente que ha dicho: “Martin, ¿y esos coros?  No son los coros al uso de Bocanada, ¿Qué ha pasado?”. A lo que yo he respondido: “Esos son los mejores coros del mundo” (risas). Iñaki me dijo que si podían probar Leyre y él para hacer unos coros y yo les dije que probasen y me lo enseñasen. Escuchamos cosas y les decía yo: “Iñaki, meted cosas donde os salga de los huevos.“

Y, luego, he escuchado cosas que no son coros normales,  que no es doblar una voz mía y tirarla por arriba o por abajo sino que han hecho cosas que, a mí, no se me habrían ocurrido en la vida. Y que para un disco de rock and roll creo que han sido enriquecedoras al 800%. Yo estoy encantadísimo.

Y ellos me decían: ”Martín, ¿te gusta? ¿De verdad? ¿Estos que dicen?”. Y estos, al revés que yo, no son muy partidarios de meter muchos coros, que sean muy altos de volumen en las canciones sino que sean mero acompañamiento. Y les ha encantado también.

Entonces, que los mismos productores hayan podido ser los mismos que hacen los coros… Y es que lo hacen muy bien, además. Leyre ya es cantante y ya hacía coros y voces principales. Iñaki lo hace muy bien. Tiene mucha visión, mucho oído a la hora de ver cómo puede interpretar otra voz, aparte de la mía, acompañándome. Entre los dos han hecho un equipo brutal para grabar y hacer los coros de este disco. Y yo estoy entusiasmado con esos coros porque no son unos coros que una banda de rock and roll podía meter en un disco. Y, en este disco, han entrado y para mí, sinceramente, los coros de Iñaki y Leyre han sido uno de los puntos muy favorables en ‘Ahora que los leones duermen’. Y lo voy a estar diciendo toda mi vida porque estoy mogollón de contento.

Oscar Beorlegui, que lo tengo aquí a mi vera, lo primero que me dijo fue: “Martín, lo único que se me ha hecho raro son los coros metidos de esa manera, sacados de abajo para arriba”. A lo que yo le respondí: “Ya, pero me gustó”. Me gustó que me diga, no para mal ni para bien, que era como diferente.

Bocanada se ha caracterizado siempre por hacer cosas diferentes y si una de ellas eran los coros, otra el haberlo grabado en directo... Creemos que ‘Ahora que los leones duermen’ tienen muchas más canciones que van a agarrar a la gente del pescuezo, retorcerles la yugular y arrancarles la nuez que es lo que hace este disco. Por supuesto que estoy convencidísimo, tengo un optimismo brutal de que va a dar mucho que hablar. Es más, para bien o para mal, desde esta mañana ya lo está haciendo. Y lo va a seguir haciendo esta semana.

Quiero que la gente se ponga el disco, que se termine, que se quite los cascos, los apoye en la mesa y diga: “¿Qué coño ha pasado?”. O me gustaría más que dijeran: ”¿Qué coño ha pasado por encima mía?”. Que estoy seguro de que es lo que va a pasar. Estoy convencido. Esto no es un mero punto y seguido de cualquier disco de Bocanada. Ninguno es un mero punto y seguido de cualquier disco de Bocanada. Esto es una evolución. Yo llevo diciendo hoy durante todo el día que si Bocanada ha conseguido algo, ha conseguido subir un escalón o dos o tres durante todos estos años, le ha costado subirlos todos esos años. Bocanada llevamos quince años. Si Bocanada ha subido un escalón, le ha costado 15 años. Si ha subido dos escalones le ha costado subirlos 15 años. Si ha subido tres, 15 años. Para meter a 150 personas en una sala, a Bocanada le ha costado 15 años ¿sabes? Así que qué nadie me venga a mí con la historia de que esto es un mero disco. No, mis cojones veinticuatro. No es un mero disco. Es una vuelta de tuerca que le hemos dado o dos o tres…

Y es un puro reflejo de lo que sois…

 Por supuesto.

Sino dime tú con el final de ‘En mis tripas’ que es como si te tuviera enfrente.

Exactamente. Bocanada son sangre y vísceras. Es un tren y, cualquiera que me quiera decir lo contrario, no me va a convencer en la puta vida. Y si me quieren llamar egocéntrico, que me lo digan. Que si me quieren decir lo que quieran, que me lo digan. Soy consciente de lo que hacemos, de lo que nos cuesta y de que nadie nos va a convencer de lo contrario.

Bocanada es lo que es y está donde está,… que no está en ningún sitio… Mucha gente dice: “Es que Bocanada estáis donde estáis porque....”. Entonces siempre digo: “Bocanada, ¿dónde está Bocanada? ¿Me vas a poner tú un nivel de dónde está Bocanada? ¿No lo sé yo y me lo vas a decir tú?”

Y eso lo reflejas muy bien en ‘Pedernal’ y lo que me has dicho antes de la gente que tienes cerca (“Entre algodones tengo lo que quiero”) . Al final es invierto mucho tiempo pero no dejo de lado a quién quiero que este conmigo.

Por supuesto. Bocanada es una banda de familia, no es una banda de medios de comunicación o de redes sociales. No es una banda de eso.  Es una banda de familia. A mí, lo que me importa realmente somos nosotros. Realmente, lo que sale fuera de Bocanada, me importa un carajo. Me importa tres pares de cojones. Claro que me gusta que la gente compre nuestros discos, que nos escuche y eso. Si algo pasase dentro de esto, entonces no tendría sentido. Sería una basura, una mierda. No tendría sentido. Cualquier mínima cosa que le pase a  cualquiera. Ya no hablo de Bocanada, a cualquiera de mi entorno, a cualquiera de los Marea, ya sea de bandas cercanas como El Desván o Vuelo 505, de bandas que realmente me importan… Ya todo lo demás deja de tener sentido.

El rock and roll no vale para nada si lo que tu tienes cerca no vale una mierda o si lo está pasando mal, ¿entiendes?.  Entonces, que no me venga nadie diciendo que estáis ahí porque… Estamos aquí porque llevamos 15 años haciendo esto. Bocanada para meter a 100 personas en una sala, lleva 15 años tocando.

¿Es justo? ¿No es justo? No lo sé y no me importa pero nos ha costado muchos desvelos, mucho trabajo y mucho hacer eso. Vamos a seguir haciéndolo. Claro que nos importa que la gente nos escuche y nos compre los discos pero vamos a seguir haciéndolo igualmente.

Y el día que te deje de importar, te dejará de importar todo

Claro, claro. Por supuesto. Si tampoco me importara la gente de fuera no estaría aquí.

No lo digo en ese sentido, sino que te deje de importar el hacer un disco nuevo, todo lo que implica eso o simplemente no le veas sentido. ¿Para qué?

Exactamente. Además, no tendría sentido. Sí, tenemos la ilusión. Tenemos 41 tacos todos y queremos seguir haciendo discos y sacando discos. Nadie apostó porque Bocanada estaría, después de 15 años, tocando. Nadie apostó.

¿Y vosotros lo veíais o lo pensabais?

No. Yo no me veía. A mi pareja, Davinia, he llegado a decirle: “Las veces que yo dije hace 10 años que yo no me veía con 35, 38 o 40 años subiéndome al escenario. Muchas bandas lo hacen pero yo no voy a ir…”.

Voy a cumplir 42 dentro de un mes y lo estamos haciendo. Mi gente, mi Pepo, mi Juanito, mi Rupi… ellos tienen familia, hijos, sus trabajos y todo. Y siguen palmando horas con esto. Y siguen separando su tiempo con el rock and roll y su familia. Cosa que si me pasara a mí, no pondría una mano en el fuego ahora mismo sobre por qué podría seguir. No lo sé. Seguramente sí. Lo han hecho todos mis compadres cercanos en el rock and roll y han seguido. Pero yo no pondría ahora mismo la mano en el fuego por nada. Sí por gente pero no por cualquier excusa o cualquier motivo, por eso no lo haría. Por eso no quiero adelantar la lengua de las cosas que puedo hacer. Prefiero callarme a hablar de lo que pueda hacer yo mismo en un futuro.

Quiero seguir pensando que Bocanada es algo puro, que sigue manteniéndose puro. Y es puro frente a cualquiera. Y en este disco lo demostramos. Y si la gente que va a venir a nuestros conciertos lo va a ver y se va a dar cuenta de que esto no es un mero espejismo sino que se va a dar cuenta de que somos mucho más allá que una banda de rock. Y la gente que nos conoce ya lo sabe.

Luego otra cosa que me llamó mucho la atención en el vídeo de ‘Golpe de Mar’, la idea de que acabaras dentro de una “chimenea” de ladrillos hasta quedar tapado por completo. ¿De dónde surge esta idea?

La idea estaba en la canción. En la letra ya estaba escondida la idea. Pero sí que te voy a decir que fue idea de Ander Shinova que fue el chico con el que grabamos el videoclip. Estuvimos hablando él y yo por teléfono y me dijo: “Oye, Martín, ¿y tú qué idea tienes?” Y yo le dije que escuchara la canción…

Ander siempre tiene muchos fantasmas en la cabeza también y siempre se le ocurren muchísimas cosas. Yo le di alguna idea de lo que quería y pensamos en grabar en el mar y ver como las olas se comían todo… Le di muchas ideas, las cuáles, eran difíciles para encontrar una localización concreta y no había, a pesar de que el dromedario nos daba mucha manga ancha, ese tiempo. Pero no por ellos, sino por el hecho de que no había un tiempo físico, estaba todo anunciado, no teníamos semanas para poder planear un videoclip en el cuál tendríamos que pedir permisos, localizaciones…

Entonces, un día me llamo Ander por la noche y me dijo: “Martin, compadre, se me ha ocurrido esto. He estado escuchando la canción un montón de veces y se me ha ocurrido que vamos a levantar una chimenea y te vamos a meter a ti dentro” Y le dije yo: “Hostia, me parece maravilloso. Todo lo que hagáis conmigo me parece maravilloso”. Me daba igual.

Un día me dicen: “Martin vamos a hacer un videoclip en el que haya un camión con mierda de perro y durante el vídeo te va cayendo la mierda encima”. Entonces, yo diría: “Hostia, ¡qué guay! ¡Me mola un huevo!”. Y encima lo diría.

¿Qué más quiero yo? Que me digan que me van a meter dentro de cuatro paredes en un metro cuadrado para decir que yo estoy encantadísimo. Bueno, esto lo compartimos los Bocanada en un consenso generalizado en el cuál se decidió que nos parecía una gran idea. Había que buscar algo desértico y allí construir una chimenea en la cuál yo me vaya sintiendo solo, encerrado en un sitio muy pequeñito y que diera un sentido extremo a lo que quería decir el significado de la canción. Que no es tan extremo pero sí dándole un sentido que, realmente, la gente cuando lo vea diga: “la madre que lo parió. Lo están enladrillando de verdad”.

A nosotros nos pareció una buena idea, él se puso manos a la obra y tuvimos la suerte de contar con Iñaki Gorraiz que es un compadre de toda la vida que es oficial de albañilería. Él dijo que sí, que qué más quiere él que meterme entre cuatro paredes y no sacarme nunca (risas). Lo pusimos en marcha y la idea le pareció maravillosa a todo el mundo. Y cuando vimos el resultado dijimos: “Estamos como un cencerro”. Pero, luego, entre la gente que lo ha visto creo que ha dado que hablar y a la gente le ha gustado. Creemos que es una canción que engancha muchísimo o mejor que era más fácil que la gente se agarrase a ella, entrara más fácil y creemos que lo hemos conseguido en este caso.  

También con ‘El demente’ pasó más o menos igual, que era un tema que era más fácil para entrar, que se te pegaba quisieras o no.

Sí. Hemos escuchado cosas de todo tipo. Tanto como de que era más fácil de entrar, como que no lo ha sido tanto. Pero si es verdad que hemos recibido alguna respuesta de decir que ‘El demente’ podía haber sido una canción que retrae a Bocanada de 2020 al 2010 ¿no? Y es una buena sensación el poder decir que trae un aire del pasado, de la frescura que tenía Bocanada ya que ‘El Demente’ da mucho juego a todo. Tiene una frase del inicio que va solo con la voz, tiene un estribillo que va arriba… Creo que es como una montaña rusa ¿no? Y creemos que es una canción que a nuestros seguidores, por ejemplo, podría volver a retraerles al pasado, a lo que fue, es y será Bocanada.

Eso es muy bonito porque, al final, los que os llevamos siguiendo tanto tiempo… Es muy bonito ver que sigue estando todo eso ahí.

Está todo en su sitio siempre. Lo que no está en su sitio son los cerebros de ninguno de los cuatro. Pero como personas… Yo de lo que estoy orgulloso es que sigamos estando ahí porque, hoy lo he dicho en una entrevista, he intentado hacer una lista mental de las bandas que había dónde estábamos hace 15 años y no queda casi ninguna en nuestro nivel o en nuestra categoría, no sé como ubicarlo. Bueno, da igual. No queda casi ninguna.

Que los Bocanada hayamos podido seguir viéndonos ahí junticos, poder abrazarnos dos o tres días a la semana, poder seguir haciendo giras juntos y conociendo a los hijos venidos que van viniendo y que se van acoplando a nuestras familias… Para nosotros eso… ya hemos ganado todo. Aparte, los discos me sudan la polla realmente. Lo que me importa de verdad es que pasan los años y no suman los discos sino que suman los años que hemos estado juntos. Y eso, es lo importante.

¿Cómo habéis cambiado en estos 15 años? La esencia sigue siendo la misma.

Bocanada siempre. Tú lo sabes. Nos hemos hecho mayores. No hablando mucho para mal sino para bien. Tenemos una fuerza que no la teníamos hace diez años y, sí la teníamos, era de otra manera. Hemos madurado musicalmente pero te vuelvo a repetir lo mismo que cuando hablábamos de los discos y todo eso. Es un proceso tan natural que ni nosotros mismos nos damos cuenta realmente.

No nos damos cuenta del paso de los años puesto que yo puedo agarrarme de la barba y tirar de ella para arriba y ver que ya no es negra como al principio. Pero sí, hemos madurado porque la vida nos ha llevado por distintas situaciones tanto familiares, como laborales…

Bocanada siempre ha sido una banda que nunca ha podido vivir de ello, de la música y siempre ha tenido que tener sus trabajos. Y luego en sí, nosotros juntos no somos una cuadrilla ni estamos todos los días juntos. Vivimos en sitios diferentes. Siempre hemos compartido que venimos de Berriozar porque hemos vivido los cuatro en Berriozar. Estamos orgullosos de poder seguir tratándonos como nos tratábamos hace 15 años. Con menos borracheras, menos ciegos, menos paradas de la furgoneta para vomitar, menos de todo un poco, horas más tempranas para llegar a los hoteles…

Todo se nota pero seguimos con la misma esencia como tú misma has dicho. Sigue estando pura. Virgen. Ellos tres son un ejemplo para mí y podría meter tranquilamente a Charly y a Abel. Ellos son, para mí, el ejemplo a seguir de una banda de rock and roll. Seguir firmes a sus ideas de cómo realmente hay que funcionar, qué es seguir cada paso de la vida respecto a todo, a lo musical, a la amistad, a lo familiar… Ellos son, para mí, la esencia pura de la vida misma.

Es muy llamativa la portada del león luchando contra el hombre

Sí, eso es lo que te pasa cuando se despierta alguien (risas). Esta portada la ha hecho Arturo Peñaranda, que es el hermano de Pepo y que es un dibujante y un escritor muy bueno. Un diseñador muy bueno. Ya habíamos visto otras cosas suyas, muy bonitas además.

Pusimos el título al disco y Pepo le dio ideas y él nos mandó bocetos. Nos gustó porque era un punto diferente y una vuelta de tuerca al como luchar con algo que realmente has despertado tú mismo. Creemos que es un diseño bonito y que va a quedar precioso con el estilo de edición y de diseño que queríamos para el disco.

También, me resultaba muy curioso el otro león que encontrábamos en la portada del libreto con la aldaba de la puerta para despertarlos, que es el que se ha usado para la gira con lo que viene.

Es un diseño de Iosu Berriobeña de El Dromedario Records. Es un león que lleva cogido con la boca el llamador de una puerta. Es como ir diciendo ya podéis agarraros aquí y darle fuerte que os vais a cargar. Más o menos quiere decir eso.

Teniendo en cuenta la gira que habéis anunciado, ¿no ha sido arriesgar mucho con tantas fechas sin apenas haber dado a conocer el trabajo? Porque, por ejemplo, Madrid, está tan solo a dos semanas.

¿Qué es no arriesgar? o ¿qué es arriesgar? ¿Quién me lo va a decir?

Nadie.

Nadie. Nadie me va a decir que es arriesgar o que no es arriesgar. Bocanada tiene todo el pescado vendido. No ahora. Bocanada tiene todo el pescado vendido hace ya tres discos. No quiero decir con eso que, cada disco que sacamos, es por intentar mantenernos donde estamos. Ni mucho menos. Vuelvo a reiterar que cada disco que sacamos bocanada es una vuelta de tuerca o dos o tres. Y, en este caso, puedo decir que cuatro o cinco. Sino que hemos querido y estoy convencido de que van a funcionar estas fechas. No hablo ya de las gente ni de las ciudades. Estamos el 6 de marzo en la Copérnico de Madrid,  el 13 en Gijón, 20 en Tarragona, 21 en Valencia, 27 en Logroño…Está todo en las redes sociales de Bocanada.

Lo que teníamos claro es que no queríamos apostar por sacar dos fechas que es lo que hemos hecho siempre sino que, incluso El Dromedario, nos dijeron que iban a apostar por sacar un cartel de 15 a 20 fechas, todo de golpe. Nos juntamos todos con ellos y dijimos que nos parecía una idea brillante. Darlo todo por el todo porque esto va en serio, esto no es una tontería. La verdad es salir a tocar y a defender el trabajo. Es un trabajo que no llevamos tres meses tocando, llevamos 15 años.

¿Si apuesto por esas 17 fechas? Claro que apuesto, con los ojos cerrados. Me da igual que haya 2.000 personas, 200 o 100 o 70 o 50. Apuesto porque quiero ir a tocar a esas ciudades. El dromedario también apuesta por ir a tocar a esos sitios. Y, es más, quiero poner la mano en el fuego por decir que no se va a suspender ninguna de ellas por falta de venta de entradas. No es por decir ni 100, ni 200, ni 1000 ni 2000 entradas sino porque estoy seguro de que pueden funcionar. Si hay gente anexa a nosotros, como son el Dromedario, que han apostado el todo por todo, ¿cómo no vas a creer tú?.

Óscar dice a veces: “Si tú mismo no te crees lo que estás diciendo, ni lo que estás haciendo, ni lo que estás vendiendo… Si tú mismo no te lo crees, ¿va a venir alguien a comprártelo?”. Venga no seamos gilipollas hombre.

Yo creo en lo que hacemos. Juanito, Pepo y Rupi también creen en lo que hacen. El dromedario cree en lo que apuesta. Ha invertido dinero, tiempo, esfuerzo y, encima, cariño que es lo más importante que tenemos. Claro que apostamos por ello. Y si para ello tenemos que sacar un cartel con 17 fechas pues se saca.

¿Y si pondría la mano en el fuego ahora por no suspender ninguna? Sí, si la pongo. Igual me equivoco con alguna de ellas. Pero la pongo y la pongo por parte de los cuatro que va a salir adelante y también decir que no están todas las que son, que queremos seguir haciendo. No sabemos si van a ser 25, si van a ser 30 o 42. Tampoco decir si va a haber festivales o no los va a haber. Sé que va a ir todo con antelación para que a la gente no le pille por sorpresa pero ahí tenemos un puñetazo con 17 fechas. Dios quiera y apuesto que sí, que se van a hacer todas y que, ojalá, pueda haber otras 17 después.

No escondo nada, simplemente es que no lo sé. No sé que va a pasar pero si decir que esto no se acaba ahí y que, ojalá, me equivoque y podamos hacer otras 56 más y que a Bocanada le vaya muy bien. Solo apuesto por eso. Dos personas ya son público para Bocanada, con lo cuál nos suda la polla bastante.

Y luego he visto también que en muchas de las fechas vais acompañados por Cobardes, ¿qué me puedes contar  de esta banda?

Soy el menos indicado. Me duele mucho decirlo porque igual a algún compadre de los Cobardes, a los que no conozco todavía, puede decir que no contesto cuando se me pregunta por ellos. Ya me pueden perdonar. No he escuchado nada de los cobardes. No son excusas, yo no tengo internet, no tengo nada que me pueda llevar a ese sitio.

Dromedario nos ofreció y nos propuso la idea de que una banda nueva de Pamplona, Cobardes, nos acompañaran en toda la gira o en la mayoría de las fechas. Y la gente nos pregunta que qué tal con Cobardes y que qué nos parece su trabajo y no tengo ni idea. Les he dicho a todos lo mismo. No sé lo que hacen musicalmente, no los he escuchado y como personas no los conozco a ninguno. Lo que se de ellos es por mis compadres que están más metidos en el rollo, Oscar Beorlegui y toda la gente que me ha hablado y que me tienen que tener, obligadamente, el hecho de conocer la situaciones que vamos a tener que vivir.

Y, entonces, tengo muchas ganas de conocerlos de saber lo que hacen. Me importa más como son como personas que cómo son como músicos. Ósea, si me dijeran Oscar, Alen o Iosu que son un grupo que hacen rancheras o que hacen reggaetón me importaría un huevo. Me gustaría saber cómo son ellos, cómo voy a tratar con ellos y cómo son ellos como personas ¿no? El resto me da igual.

Me parecerá maravilloso que es lo que hacen y, como ya he dicho otras veces, quiero saber si va a pasar algo y voy a ser yo quién los va a tener que echar de mi gira o son ellos los que me van a tener que echar a mí de mi gira (risas). Me encantaría saberlo o averiguarlo (risas).

Lo más leído esta semana

Fecha para el nuevo single de Leo Jiménez: 'La era de la individualidad'

El próximo 11 de mayo ha sido la fecha para el nuevo single de Leo Jiménez: 'La era de la individualidad'.

Cartel del festival solidario Pim Pam Punk

El próximo 21 de enero ha sido la fecha elegida para la celebración del X aniversario del festival solidario Pim Pam Punk.

El Drogas estrena videoclip para 'A cara o cruz'

El Drogas ha presentado videoclip para 'A cara o cruz'.

[ENTREVISTA] Iñaki Llarena: “Un buen disco es un cantante y unas buenas canciones. Todo lo demás es absolutamente secundario”

Iñaki Llarena es, sin duda, uno de los productores referenciales en Navarra. En 2006 empezó a grabar y producir bandas tanto a nivel nacional en Estudios Aberin, su propio estudio...